En realidad, más que una tendencia es un estilo de vida que año con año se repite con más fuerza ganando más adeptos y para el 2017 ya esta empieza a calar en la hotelería de una manera creciente a donde los comensales piden comer con tiempo y que además exista responsabilidad ambiental, ante todo.

El rápido ritmo de vida y el derroche en la sociedad moderna de consumo han generado una contracorriente que busca una mayor conciencia y responsabilidad con el impacto del consumo alimentario en lo personal, social, económico y ambiental. A raíz de ello surge una necesidad de un consumo de calidad, equilibrio y sostenibilidad.

Una de las tendencias que busca la estabilidad del como comemos, que comemos y de donde lo comemos. Hoy por hoy estamos inmersos en un estilo de vida muy rápido y esto alcanzo la hora de la comida con todo el riesgo que esto conlleva ya que si nos basamos en la cruda frase de “somos lo que comemos” de Ludwig Feuerbach que cae directamente en la salud y en el bien estar debe existir una relación saludable entre comer saludable, pero con calma y con conciencia.

En la actualidad nos invaden las recetas fáciles y “saludables” pero muchas de ellas son solamente basadas en la poca ingesta de colorías sin importar realmente de donde vienen los productos, cuales son sus procesos para hacerlos y si en realidad tienen nutrientes esenciales para al cuerpo, en fin, poca caloría, pero muerta.

Por eso los productos de origen vegetal, las medias raciones, los granos antiguos, los noodles hechos con vegetales, las bebidas sin alcohol y las variedades autóctonas cotizan al alza en la hostelería y los restaurantes.

La gastronomía y la salud van cada vez más de la mano, así como crecen en importancia los productos sin azúcares añadidos, sin conservantes, sin aditivos y sin gluten. En la práctica, muchas de las tendencias globales en alimentación que están vaticinando los expertos están siendo divulgadas por Healthia Certification, el sello internacional que acredita a los hoteles que garantizan una oferta saludable a sus huéspedes.

Hoy preocuparnos por la salud de nuestros huéspedes y comensales deja de ser una moda volviéndose una obligación tanto para ellos como para el planeta, único lugar en cual podemos habitar conocido por el ser humano hasta el día de hoy.

 

Referencias: https://www.hosteltur.com/comunidad/nota/018613_15-tendencias-de-alimentacion-para-hoteles.html