+

Para el helado

  • Lipton® Agua de Mandarina 25 g
  • Mandarina 600 g
  • Bicarbonato de sodio 3 g
  • Agua 1.5 l
  • Azúcar 800 g
  • Canela en astillas
  • Crema de leche 500 ml
  • Yemas de huevos 4 ud
  1. Para el helado

    • Con el canto de un cuchillo raspar las mandarinas para quitarles el sabor amargo.
    • Cortar las mandarinas por la mitad, despulparlas y reservar la pulpa. Poner las cáscaras de mandarina en una olla mediana con suficiente agua a fuego medio. Cuando alcance hervor agregar el bicarbonato de sodio y cocinar por 1 hr.
    • Sacar las mandarinas en una taza con agua fría y quitar toda la parte blanca y las semillas.
    • Poner los cascos de mandarina en otra olla con agua fresca y cocinar por 2 hrs. a fuego medio, dejar reposar por tres días.
    • En una olla preparar el almíbar con 1,5 L de agua, con 0,750 Kg de azúcar y la canela. Dejar cocinar hasta que espese y luego añadir los cascos de mandarina para calarlos. Cocinar por 30 min. más.
    • Utilizar los cascos de mandarina en almíbar para acompañar el helado.
    • Para el helado tomar el zumo de las mandarinas y la crema, se lleva a hervor. Reservar esta preparación.
    • Adicionar .050 Kg de azúcar a las yemas junto con Lipton® Agua sabor Mandarina, para blanquearlas. En el momento que cambien de color adicionar la crema de leche y el zumo de mandarina para temperar la mezcla.
    • Pasar la preparación a baño maría y revolver hasta que la mezcla llegue a 72 ºC. Retirar y dejar enfriar. Poner la mezcla en el congelador y cada media hora se revuelve para evitar la cristalización.
  2. Para finalizar

    • Formar una quenelle de helado y presentarlo en un plato con algunos cascos de mandarina y almíbar.
+