Menu

Hoy te presentamos 10 pequeños consejos que puedes aplicar en la cocina para llevar tu labor al siguiente nivel y superar todas las expectativas.

Evita la improvisación

Establecer una serie de reglas de trabajos y prácticas estandarizadas al momento de cocinar es la mejor forma de canalizar el tiempo y el esfuerzo de tu equipo. 

Para evitar la improvisación, se deben definir reglas de trabajo claras. Es preciso establecer las normas que guían el trabajo de cada servicio. Determinar las maneras en las que se verificará el producto que llega a la cocina. Por tanto, definir procedimientos de trabajo.

Define bien los roles del equipo

Además de crear reglas que regulen la conducta en la cocina, es importante que cada miembro del equipo tenga definidas sus tareas y espacios en la misma. Cuando cada quien sabe qué hacer, mejora mucho la comunicación y la coordinación del trabajo.

Mantén la calma siempre

Ser chef es considerado uno de los trabajos más estresantes, sin embargo, mantener la calma es fundamental al momento de cocinar. Las recetas más complejas requieren gran precisión, tanto en las cantidades como en los tiempos de preparación. Aprovecha cada momento de descanso para reorganizar tus ideas y calmarte.

Haz de la cocina un ambiente positivo

Los ánimos juegan un papel fundamental en cualquier equipo de trabajo, y es tan importante aprender a gestionarlos como cualquier otro recurso. Evita que el tiempo en la cocina sea un "castigo" utilizando un vocabulario profesional, administrando apropiadamente el tiempo libre para evitar excesos de trabajo o simplemente dándole al resto del personal una sensación de confianza en sus habilidades.

Ten las recetas más populares a mano

Trabaja lado a lado con otras áreas del restaurante para conocer las tendencias más populares entre los clientes y asegúrate de mantener las recetas a la vista en la cocina, en las diferentes secciones de la misma. De esta forma, será mucho más sencillo y rápido prepararlas mientras el equipo se familiariza con los procedimientos.

Utiliza las sobras de forma creativa

El trash cooking gana cada vez más fuerza en las cocinas del mundo por una sencilla razón: es la mejor forma de aprovechar muchos de los desperdicios que se generan durante la preparación de otros platillos. Utiliza las sobras para crear recetas sencillas y creativas que llamen la atención de los comensales, como canapés o sopas ligeras. No solo tendrás una cocina más organizada, también le darás algo de qué hablar a los clientes.

La limpieza y el orden son todo

Los desperdicios que no puedan ser reutilizados deben desecharse rápida y eficientemente. Para ello, es necesario contar con una cocina ordenada, con áreas definidas para todo. Además de verse mejor, un espacio de trabajo higiénico habla mucho del cuidado que se pone en la preparación de los alimentos, y reduce tiempo perdido buscando lo que necesitas.

Usa utensilios de calidad

Contar con la herramienta apropiada para cada tarea es fundamental al momento de cocinar. Los diferentes cuchillos pueden hacer menos tedioso el proceso de cortar diferentes tipos de ingredientes, mientras que el material de las ollas y sartenes puede tener un impacto directo en el sabor de los alimentos. Experimenta y estudia cada uno para sacarles el mayor provecho.

Lleva un registro de todo

La cocina es una de las principales fuentes de mermas en un restaurante, por lo que al llevar un registro de todo lo que se utiliza, es mucho más fácil descubrir patrones perjudiciales para ambos. Esta información puede utilizarse para ajustar el tamaño de las porciones y compras, lo que a su vez reducirá los costos, tiempos de preparación y tiempos de inventario necesarios. 

Trabaja en conjunto con otros

La cocina es el corazón del restaurante, pero no es suficiente para hacer de este un éxito. Como chef, debes recordar que eres parte de una estructura, y es importante que aprendas a coordinar esfuerzos con otros equipos para hacer de la experiencia de tus comensales algo formidable. Después de todo, un cliente satisfecho aprecia y disfruta más de un buen platillo.