Menu

Dos grandes tendencias han puesto en jaque a los restaurantes alrededor del mundo durante los últimos años. Primero, el auge de la digitalización y los teléfonos inteligentes han disparado el mercado de la comida a domicilio. La increíble variedad de opciones, sumadas a la comodidad de poder ordenar lo que quieras, cuando quieras, sin interrumpir tu día a día, son un duro competidor frente a la necesidad de ir hasta un local para comer un platillo similar. 

En segundo lugar, cada día son más los comensales que apuestan por experiencias DIY ('hágalo usted mismo', por sus siglas en inglés), como una manera de probar la gastronomía de una manera diferente, ideal para compartir con las personas que quieren y pasar un momento divertido viviendo la fantasía de ser un chef.

Es necesario entender que los restaurantes de hoy ya no compiten solamente entre ellos. deben ir un paso más allá de la comida y ofrecer, además buenos platillos, una experiencia culinaria difícil de imitar. Te presentamos algunos aspectos en los que puedes trabajar para darle a tu negocio el valor diferencial que los clientes buscan.

La atención es la base de un buen restaurante

Quien inicia un negocio pensando que el punto fuerte de un restaurante son los productos que ofrece, está destinado a fracasar en el sector de la restauración.  No hay nada más fundamental para alcanzar el éxito que lograr la satisfacción del cliente a través de una atención de primera desde el momento en el que cruza la puerta.

El buen trato hacia el cliente, el cumplimiento de las expectativas y una genuina demostración de interés por hacer de la velada algo especial, genera una relación de confianza que convertirá a un comensal casual en un cliente habitual. La buena comida puede hacer que un restaurante gane popularidad rápidamente, pero es el servicio el que lo transforma de un lugar donde comer a uno donde provoca volver a comer.

Experiencia en un restaurante

 

Juega con la ambientación y las expectativas

Además de la atención, el espacio es importante en el impacto que genera un restaurante en su clientela. No solo eso, sino que elementos como la distribución, decoración e incluso la música de fondo definen el perfil de cliente. Es una manifestación física de las aspiraciones que tienes con el negocio, pero también de las expectativas del comensal, y esto puede convertirse en un arma poderosa al momento de atraer público. 

La comida se disfruta mejor cuando existe una asociación entre lo que se espera y lo que se obtiene, y no nos referimos solamente a la presentación del plato, sino a la experiencia completa de ir a comer fuera de casa. Al pensar en hamburguesas y malteadas, por ejemplo, se piensa en un local al estilo americano o de comida rápida, donde se puede pasar un rato divertido con los amigos. De igual manera, la alta cocina se asocia tradicionalmente a espacios elegantes, donde comer sea una experiencia calmada, acompañada de una conversación agradable.

Sea cual sea el estilo por el que decidas, hay dos cosas que nunca pueden faltar: limpieza y orden. 

Apuesta por las emociones y los aspectos sociales de comer

Fuera de los aspectos nutricionales y de supervivencia, comer es una actividad intrínsecamente social. Desde pequeños, el acto de sentarnos a la mesa está acompañado de emociones compartidas con la familia y los amigos. Apelar a esto y diseñar experiencias que apuesten por la atracción natural que sienten las personas entre sí, puede sumar mucho al acto de comer. La disposición de las mesas, elección entre espacios abiertos o cerrados, el tipo y el volumen de la música, son elementos que pueden aprovecharse para crear ambientes donde estar juntos aporte valor a la comida que se sirve.

Lo mismo sucede con las emociones. Para un restaurante que busca enganchar al público, es importante entender la psicología detrás de la comida. ¿Qué es lo que motiva al comensal a escoger un sitio sobre otro? ¿Busca una comida relajada que hacer parte de su rutina o una aventura de un día? Los restaurantes estacionales o ubicados en puntos turísticos, entender esto debe ser la base de su negocio, ya que el flujo de clientes está orientados a disfrutar elementos únicos de la localidad que no pueden encontrar en su sitio de origen.

Explorar las tendencias y encontrar aquello que nos diferencie del resto de las ofertas puede sonar abrumador, pero es lo que convierte a un restaurante en un sitio impactante y memorable.