1. Organiza tu almacén y refrigeradores

Decide a qué corresponde cada refrigerador, cuáles serán los momentos de mayor frecuencia para elegir productos y cómo utilizar el espacio eficazmente.

2. Decide tus actividades

En las mesas frías van los productos casi listos o para terminar con cocciones rápidas. La producción mayor almacénala en refrigeradores o cámaras grandes.

3. Decide la frecuencia de elección

Coloca los productos más solicitados al principio de tu ruta, así necesitarán menos tiempo para conseguirlos cuando se necesiten. Utiliza anaqueles móviles, donde los productos colocados irán hacia abajo en cuanto se tomen. Así mantendrás el refrigerador ordenado, una visión general de las existencias y garantizas el principio de primeras entradas, primeras salidas (PEPS).

4. Utiliza tu espacio

Piensa en cada metro cuadrado disponible. Utiliza carros que se muevan fácilmente; crea un nivel extra con un entresuelo para almacenar productos que no se eligen demasiado.

5. Control de las existencias con mucha demanda

Las existencias en el almacén de secos no son perecederas ni sensibles a contaminación cruzada. Recuerda, la comida empaquetada que se mantiene a temperatura ambiente debe almacenarse siempre a 15 cm del suelo, lejos de las paredes. Organiza tus existencias según la lista de compra de tu proveedor o mayorista para ahorrar tiempo en el control de existencias y al realizar pedidos

Descubre más en Gestión de la Cocina