Los stocks son fondos que no brindan ningún retorno de inversión hasta que se convierten en venta. Tener una gestión efectiva permite que éstos se conviertan lo más pronto posible en ventas, permaneciendo muy poco tiempo en el almacén.

Uno de los puntos más importantes en la operación es tener el control sobre lo que hay en existencia, qué falta y si hay excedente de algo, permitiendo una venta de productos en condiciones óptimas, control de costos, estandarización de la calidad, entre otros. 

¿Qué pasa si no hay un buen inventario? 

  • Materia prima insuficiente para atender a los clientes. Decirle a un cliente “se nos terminó”, demerita la percepción de éste sobre el negocio, propicia que vaya a otro lugar y que la competencia sea más agresiva. 
  • Materia prima de baja calidad, debido a su caducidad. El cliente se da cuenta cuando un producto es o no fresco. Si no conoces las existencias en almacén, corres el riesgo de comprar de más o no localizar el producto que necesites y que éste pierda su vida útil.
  • Aumento de costos debido al robo hormiga de clientes o empleados.
  • Aumento de costos por merma. Los expertos señalan una merma aceptable desde el 2% hasta el 30% del valor del inventario. La realidad es que la única merma aceptable es del 0%. 
Conoce sobre el sistema

Conoce sobre el sistema

Basado en la premisa de que existen productos “A”, con 70% del valor total de la materia prima, son los que más utilidad generan a la empresa y los que hay que cuidar y controlar más; productos “B”, que componen el 20 % del valor del inventario y de mayor atención en cuanto a la calidad que presentan; y los “C”, que representan el 10 % restante, no aportan mucho valor a la empresa ni a las utilidades, pero si pueden generar aumento en los gastos operativos.

Ventajas

Obtendrás información precisa para aprovisionarte de producto sin excesos y sin faltantes; sabrás exactamente las fluctuaciones de las existencias dependiendo de la temporada del año que se trate. 

Podrás determinar la cantidad necesaria para la compra semanal; qué tanto debe comprar de cada producto del inventario, en un periodo mínimo de 3 meses. 

Lograrás una mejor planeación del flujo de efectivo, pues conocerás el monto de la compra diaria o semanal; así eliminas gastos no propios a la operación de la empresa, para no minar su liquidez. Se eliminan tiempos muertos del personal. 

 

Un error común es que, a fin de tener altos niveles de inventario para asegurar la venta, haya un exceso de materia prima, aumentando con ello la merma y la disminución de calidad en productos perecederos.

 

Piensa en esto...

  • No compres material perecedero por volumen.
  • Tratar de mantener un nivel alto de materia prima, puede obligar a la empresa a contraer deudas por créditos con proveedores.
  • Para mantener siempre tu materia prima en óptima calidad, procura que tu proveedor te entregue en pequeñas remesas o cómpralo y elígelo tú mismo.
  • Comprar por volumen permite conseguir mejores precios por tus productos. Se recomienda comprar por volumen los productos con caducidad mayor a 5 días.
  • Compra diariamente los productos más frescos, como carne, pollo, cerdo, pescados, mariscos y verduras que duren poco en refrigeración; para ofrecer productos de la máxima calidad posible.
  • A menor stock, mayor será su rotación y su flexibilidad.
  • Evita las compras de último momento porque incrementa los costos.
  • Conoce las tendencias de compra de temporada para estar al día con los productos que componen tu menú.
  • Conoce mejor a los clientes y sus hábitos de consumo para prever con mayor exactitud la demanda futura. 

Descubre más en Gestión de la Cocina